Sin embargo, debes tener en cuenta que esto no pasa de un día para el otro, y requiere mucho esfuerzo de tu parte. Cuando yo empecé, tuve que sacrificar mucho tiempo para que me vaya bien en este negocio, pero lo logré y valió la pena.

Hoy en día, no hace falta ser un experto en informática para poder conseguir trabajo en internet. En este artículo, discutiremos las mejores formas en las que puede vivir del internet cómodamente. Sin embargo, debes recordar que todo lo que nombraré requiere mucho esfuerzo.

1. Trabaja como redactor

Generar contenidos que atraigan y fidelicen lectores es un pilar fundamental de cualquier estrategia digital, y eso lo saben bien tanto las grandes empresas como los pequeños emprendedores.

Por eso cada día se publican más de 3 millones de artículos en blogs. Existen posts sobre economía, animales, fotografía, comida, salud, marketing, videojuegos, filosofía, política… Cualquier cosa que te puedas imaginar.

Esta necesidad de crear contenidos ha supuesto la aparición de otro perfil profesional muy demandado en el mundo online: el redactor.

Trabajar como redactor es una forma muy rápida de empezar a ganar dinero por internet, ya que existe una demanda constante. Tampoco necesitas grandes habilidades para hacerlo: tan solo te tiene que gustar escribir y ser bueno haciéndolo.

¿Cuánto dinero puede ganar un redactor?

Depende de su experiencia, calidad de los textos y su especialidad, pero en general las tarifas suelen moverse entre los 3 y 10 euros por cada 100 palabras, con lo que un artículo de 2.000 palabras puede pagarse perfectamente a más de 100 euros.

Llevo años trabajando con redactores para mis proyectos de afiliación y varios de ellos, dedicándose a tiempo completo, generan unos ingresos mensuales por encima de los 2.000 euros. ¡Pero algunos pueden ganar mucho más!

Los redactores especializados en crear páginas de venta suelen ser los mejor pagados, ya que se ocupan de crear aquellos mensajes que deben convencer a la gente para que compre. Se han llegado a pagar miles de euros por una página de este tipo.

Si te interesa empezar a labrarte un camino (y unos ingresos) como redactor, te recomiendo que te des de alta en plataformas especializadas en poner en contacto redactores con clientes que necesitan contenidos, como por ejemplo:

  • iWriter: una de las más populares. No paga demasiado bien, pero lo compensa con la cantidad de clientes que necesitan contenidos.
  • LowPost: paga algo mejor y tiene un volumen de clientes decente.
  • Textbroker: permite negociar el precio directamente con los clientes, pero no encontrarás mucha demanda.

2. Traduce contenidos

Si consideras que te falta creatividad o prefieres algo más mecánico que trabajar como redactor, y tienes buen nivel con algún idioma, puedes rentabilizar tus conocimientos realizando servicios de traducción online.

Existen muchas empresas que necesitan traducir textos de sus blogs, webs o posts en redes sociales y que buscan nativos para hacer ese trabajo. Además, suele estar bastante bien pagado.

De hecho, en su momento Netflix abrió unas candidaturas para encontrar personas que tradujeran sus series online a través de su programa Hermes.

En el caso de la traducción del inglés al español castellano llegaron a pagar 12 dólares por minuto traducido, ¡no está mal!

Ahora ya no requieren ese servicio, pero existen igualmente plataformas online que ponen en contacto traductores con empresas que necesitan servicios de traducción, como por ejemplo Gengo.

Gengo es una plataforma online que ha prestado servicios de traducción a Youtube o Sony, entre otros. Solo tienes que registrarte en su web y aprobar su test de nivel. A partir de ahí, irás subiendo de rango y accediendo a trabajos mejor pagados a medida que vayas traduciendo.

La gran ventaja de Gengo es que puedes elegir qué trabajos realizas y organizar los horarios a tu gusto, lo que te da una flexibilidad enorme para ganar dinero desde cualquier lugar.

Otras opciones interesantes son One Hour Translation (también piden un test de nivel) o Textmaster.

Y ahora la pregunta clave: ¿cuánto dinero al mes se puede ganar traduciendo?

Pues según los cálculos de la propia Gengo, si de forma habitual traduces de otros idiomas al español, lograrás en promedio unos ingresos mensuales de 435 dólares.

Es un buen extra, pero tampoco te va a dar un sueldo completo. La gran ventaja es que lo puedes hacer desde cualquier parte del mundo, no te obliga a nada y puedes ir al ritmo que necesites.

  • Solo necesitas conocimientos en algún otro idioma
  • Puedes empezar a ganar dinero casi de inmediato
  • Gran flexibilidad para organizarte el trabajo
  • No es un ingreso pasivo: cuanto más traduzcas, más ganarás
  • Puede llegar a resultar monótono
  • Su potencial económico no es demasiado grande

3. Crea un canal de Youtube

Con la compra de Youtube por parte de Google y el crecimiento exponencial del consumo de contenidos en formato vídeo, hubo gente que, de la noche a la mañana, empezó a ganar mucho dinero con su canal de vídeo.

Sí, cada vez hay más competidores, pero Youtube es el segundo buscador de Internet, tan solo por detrás de Google, y se prevé que en muy poco tiempo se convierta en el primero. Eso significa que su potencial económico está en pleno auge.

Es difícil que pueda sustituir un sueldo entero, pero si puedes aportar conocimientos o diversión a los usuarios y tienes gracia delante de la cámara, a medio plazo es posible generar algo de dinero extra con un canal de Youtube.

¿De cuánto dinero estamos hablando?

Seguramente hayas oído que algunos Youtubers facturan millones de euros al año. Pero los puedes contar con los dedos de las manos. Para que hagas tus cálculos, debes saber que, en promedio, la publicidad de Youtube paga entre 0,20 y 3 euros por cada 1.000 visualizaciones de un vídeo.

Esta cifra depende de la temática del canal, ya que los contenidos sobre Forex o salud se suelen pagar mejor que los canales sobre videojuegos o curiosidades.

Supongamos que al cabo de 18 meses logras construir un canal con 100.000 suscriptores, que no está nada mal.

Si subieras un vídeo a la semana que consiguiera 75.000 visualizaciones y Youtube te pagase 1 euro por cada 1.000 visualizaciones, tus ingresos serían de aproximadamente 300 euros al mes.

Como ves, deberás publicar vídeos de forma consistente si quieres ganar dinero con Youtube, por lo que en realidad no es un sistema demasiado pasivo a no ser que se hagan virales o tengan miles de búsquedas al día.

Afortunadamente, también existen maneras alternativas de aumentar los ingresos:

  • Contactar con empresas y ofrecerte para poner su publicidad en tus vídeos
  • Vender merchandising personalizado, como camisetas y gorras con el logo de tu canal (cuando sea popular)
  • Aceptar donaciones con Patreon

Si ya tienes ingresos estables por alguna otra vía, apostar por un canal de Youtube no va a suponerte demasiada inversión y con el tiempo puede darte más de una sorpresa agradable.

  • Youtube y el formato vídeo están en pleno crecimiento
  • Todavía hay relativamente poca competencia
  • Apenas es necesario invertir (solo necesitas una cámara y micro)
  • Youtube no paga demasiado bien y es difícil generar ingresos decentes
  • Necesitarás tiempo para construir una audiencia
  • Estás sujeto a sus políticas y pueden llegar a cerrarte el canal

4. Vende online mediante dropshipping

Otra buena manera de ganar dinero por internet es vendiendo productos online.

Conozco personas que están logrando más de 4.000 euros al mes de beneficio con productos muy sencillos pero especializados, así que si lo haces bien es posible generar unos buenos ingresos.

Debes saber que, principalmente, existen dos formas de vender por internet:

  • Crear tu propia web (de nuevo, es más fácil de lo que parece) y vender allí tus productos
  • Vender tus productos en plataformas de terceros (como Amazon)

Si no fabricas productos, no te preocupes. Es tan sencillo como encontrar un fabricante con poca popularidad, comprarle el producto y venderlo al público final a través de tu web o la plataforma, añadiendo tu margen al precio.

Por este motivo la mayoría suele buscar proveedores chinos. A pesar de que deberás realizar los trámites de importación, tendrás mayor margen.

El principal inconveniente es que deberás realizar las tareas de facturación y envíos de producto, lo que puede suponer bastante trabajo. Para evitar ese engorro, es mejor que busques proveedores que trabajen mediante dropshipping.

El sistema dropshipping te permitirá convertir tu tienda online en un negocio pasivo. Con él, tú no guardas stock ni te ocupas de los envíos, tan solo te encargas de enviarle los datos del pedido al fabricante (existen sistemas automatizados muy sencillos) y él se ocupa de hacerle llegar el producto al cliente.

Nota: ya existen webs como Oberlo que te ponen en contacto directamente con fabricantes que trabajan con dropshipping.

El margen de beneficio suele estar entre el 20 y el 50%. ¿El inconveniente? Si no llega el envío o hay que atender una devolución, los clientes te reclamarán a ti y tendrás que resolver la incidencia con el fabricante.

Las claves del éxito de este sistema son:

  1. Encontrar un producto con más demanda que oferta
  2. Lograr un proveedor serio y fiable
  3. Tener un buen margen de beneficio
  4. Llevar tráfico a la web con posicionamiento orgánico, Adwords o Facebook Ads

También es posible ganar dinero vendiendo tus propios productos hechos a mano. Si es tu caso, te recomiendo que eches un vistazo a Etsy.

Etsy es una tienda online donde solo se venden productos manufacturados. Puedes darte de alta y crear tu propia tienda donde los usuarios podrán comprar tus productos.

  • No requiere inversión inicial en stock
  • Con dropshipping puedes generar ingresos en piloto automático
  • Buen margen de beneficio
  • Si vendes manualidades, tienes mucha libertad para marcar el precio
  • Para productos de terceros, dependes totalmente del fabricante/distribuidor
  • No es un sistema rápido (a no ser que inviertas en anuncios)
  • Si tienes éxito, a corto plazo te aparecerán competidores
  • Ouede haber guerra de precios en mercados muy competidos

5. Vende cursos en plataformas online

Si no te atrae la idea de vender productos online, tener que buscar distribuidores y crear una web, una excelente alternativa es vender tus conocimientos en plataformas online.

El concepto es simple: creas un curso en vídeo o texto sobre un tema en concreto, lo subes a plataformas como Udemy, y le pones un precio.

Para crear el curso puedes grabarte en vídeo, grabar una presentación en tu pantalla, o hacerlo en formato texto (en archivos pdf), tal y como lo harías para tu blog.

Este tipo de plataformas reciben miles de visitas diarias de usuarios buscando cursos sobre algún tema, por lo que, si el tuyo cubre alguna demanda y satisface las expectativas de los usuarios, puedes llegar ganar bastante dinero.

Vale, ¿pero cuánto dinero puedes ganar?

En general, este tipo de cursos no suelen ser muy caros (según Udemy el 90% de los cursos que se venden tienen un precio inferior a los 50 euros).

Udemy también tiene una calculadora, la Udemy Marketplace Insights, que te permite calcular el potencial de tu curso online según tu temática.

Por ejemplo, si creases un curso sobre fotografía para principiantes, este sería el potencial:

Como ves, la mayoría de cursos de fotografía generan algo más de 30 euros al mes, mientras que los cursos de mayor éxito superan los 400 euros mensuales.

Por supuesto, también hay instructores que generan miles de euros al mes, como por ejemplo este curso de diseño web que actualmente se vende a 10 euros y cuenta con casi 20.000 inscritos. Estos casos son una pequeñísima minoría, pero ¡haz el cálculo de lo que ha ganado su autor!

Si quieres construir un curso de éxito en Udemy, te recomiendo esta estrategia:

  1. Primero lista aquellas temáticas en las que consideres que sabes más que el promedio de la población
  2. Crea una cuenta de instructor en Udemy e introduce tus temáticas en el Udemy Marketplace Insights para calcular el potencial de tu curso
  3. Quédate con la temática donde los ingresos mensuales de los cursos populares sean más elevados
  4. Si además la demanda es ALTA y el número de cursos MEDIO o BAJO, estás frente una buena oportunidad

Crear un curso es laborioso y no muchos instructores alcanzan grandes cifras, pero si es de calidad y las valoraciones son positivas, poco a poco irás aumentando tu facturación.

  • No necesitas captar visitas ni crear una audiencia
  • Todavía hay poca competencia en español
  • La mayoría de cursos no alcanzan los 100 euros al mes de facturación
  • El precio de los cursos es bajo (Udemy marca un límite)
  • La plataforma no es tuya, y puede cambiar las condiciones en cualquier momento
  • Hay menos demanda de cursos en Español

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *